--------------------------------------------------------------------------------

Una buena poesía. En centímetros

jueves, 21 de octubre de 2010

El Primo

El Primo es un tipo educado, delgado, más bien guapo. Tiene estudios universitarios y muchas madres lo invitarían a tomar café a sus casas, seguras de que su cubertería de plata no corre peligro. El Primo nos está contando una historia. Una noche salió de fiesta y lo pararon en un control de alcoholemia. El Primo es delgado, guapo y simpático, sobre todo si está de fiesta. Cuenta que, allí parado en la cola de coches, conoció a unas chicas. “Que si esto que si lo otro…” El Primo es simpático cuando toma cocaína.


Era un coche con unas cuantas chicas y si hubiese estado sólo, en su historia todas estarían buenísimas; pero como había más gente nos cuenta la verdad. Al final la gorda fue la única que le hizo caso, tanto caso que tuvo el detalle de chupársela mientras esperaban turno. Por hacer tiempo nos cuenta. Todos reímos. Después de los trámites con la policía, la llevó a su piso, en realidad todos fueron a su piso, pero ella era la única chica. El Primo no es un tipo demasiado normal en lo que a gustos sexuales se refiere. A veces tiene “problemas”. Nos dice que en su habitación la desnudó. Ella le dijo que si le gustaba su tatuaje:

- Me gusta mucho tu tigre

- En realidad es un gato, lo que pasa es que he cogido un par de kilos últimamente

Todos reímos.

La chica lleva sandalias y está muy sucia, - tíos, estaba realmente sucia- dice. Él empieza a chuparle los pies, esos pies tan sucios, centrándose bien en cada dedo. Eso es lo que le satisface. El término correcto es ripofilia, pero al Primo no le interesan demasiado este tipo de cosas. Nos explica como le gusta eso, nos explica como baja hasta el coño; un coño verdaderamente apestoso y gordo, dice. El Primo nos explica porqué le gusta comer coños, coños sucios. Dice que mientras lo hace aprovecha para restregar su polla (exactamente su capullo) contra las sábanas y que así consigue una buena erección; ya que, a veces, tiene problemas. Nos cuenta que se la folla y mientras lo hace huele sus sobacos adiposos y totalmente sudados, dice que le pasa la nariz y la lengua por debajo de las tetas, por el culo, por sus negros talones y que se corre -me corrí muy bien-dice.

Ya nadie ríe, nadie habla. En la habitación sólo está la risa floja del Primo mientras recuerda.

El Primo es un tipo delgado, guapo, bien vestido y educado. Un chico al que las madres adoran, madres a las que no les importaría tenerlo como yerno.

Safe Creative #1107120029344

7 comentarios:

  1. No se, pero creo que he salido de fiesta, comido en la misma mesa y dormido bajo el mismo techo de alguien "extremadamente" parecido a El Primo (de lo cual no me siento orgulloso, pero tampoco me arrepiento, supongo que igual que el conmigo).
    La verdad que es más gracios contado en directo.

    ResponderEliminar
  2. El texto es bueno y el primo es un guarro.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Eres asquerosamente bueno.
    Un abrazo -si es que te has duchado, claro.

    ResponderEliminar
  4. Creía que no actualizabas desde hacía meses. Pero acabo de comprobar que sí has colgado cosas. Lo que no actualizaba era tu blog en mi lista de blogs. Me pongo a leer lo atrasado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No me gustan los hombres primos. Antes me busco un número. La chica sí me inspira ternura, pero hay que estar un poco para allá para estar con un tío como ese.
    Texto muy sugerente y muy bien conducido.

    ResponderEliminar
  6. Tu blog no se actualiza, con lo cual me lo estoy perdiendo todo, que son siempre cosas alucinantes. Este primo cuesta, eso es lo bueno. Para ti un beso, para el primo ni de coña, que no he decidido si tiene su gancho o me dan ganas de vomitar.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...