--------------------------------------------------------------------------------

Una buena poesía. En centímetros

jueves, 29 de diciembre de 2011

Jennifer Lawrence

Quiero despedir el año con la señorita Jennifer Lawrence.
La descubrí en Winter´s Bone y me pareció estupenda.
Espero que tengais todos un gran 2012, lleno de orgasmos y también espero que alguno sea compartido.
Gracias por leer. 

martes, 27 de diciembre de 2011

En un mundo de hombres



Una pareja está flirteando dentro de un patio de palacio. Él viste uniforme, ella un vestido de fiesta y se les ve enamorados. No son exactamente jóvenes, pero lo parecen por sus juegos. Ríen, se tocan, se besan, ríen de nuevo. En cierto momento aparece junto a ellos otro tipo con uniforme, nadie sabe cuanto tiempo lleva observándolos. El uniforme de éste y sus medallas denotan un rango superior o muy superior. Parece ebrio y divertido. El hombre saluda algo avergonzado y la mujer también hace lo propio. El uniforme superior le quita hierro al asunto, invita a relajarse, a acercar posturas y rangos. Poco a poco todos vuelven a reír como amigos. Se están divirtiendo. Pasan unos buenos minutos juntos en los que el hombre de uniforme inferior y su bella mujer se sienten afortunados por compartir éste tiempo y fantasean con el momento en que contarán a todos sus conocidos el encuentro. Llega un momento en el que se paran las risas, sólo queda la voz del uniforme superior ( un poco desvencijado por el alcohol) esa voz está proponiendo ciertas cosas, a la vez, que deja claro que no es una proposición sino que está ejerciendo el poder que le dan las medallas que cuelgan de su cuerpo. La mujer balbucea, el uniforme inferior baja la cabeza. La voz de las medallas se hace atronadora y ella da un respingo mientras él, el inferior se cuadra ante su superior. Otra voz y ella comienza a subirse el vestido mientras el superior se masajea la polla dentro del pantalón planchado a raya. Cuando todo está a punto la penetra. Ella está algo húmeda por los juegos anteriores con su marido y no es del todo desagradable. El inferior tiene la mirada fija en un punto de la pared, donde enfoca toda su determinación, donde acaba de construir un universo paralelo, igual que hace el avestruz para intentar olvidarse del mundo. Ella, sin embargo, lo mira con un coctel de sentimientos que hace que su cara oscile en pequeñas mutaciones donde sus rasgos apenas cambian pero que van desde el asco a la vergüenza, pasando por el odio y el remordimiento por ciertas partículas de placer de las que intenta huir. Una vez terminado, el superior se siente bastante bien. Le apetece beber algo y vuelve a mostrarse divertido y jovial. Se aleja en busca de una copa de una manera exenta de ningún tipo de culpa, parece acostumbrado a destrozar vidas y lleva con bastante buena cara esa dura labor. La pareja no se mueve en unos minutos, luego él cae de rodillas y llora, ella empieza a reír de una manera no muy convincente.





La escena se repite, ahora en la casa del inferior. El superior de vez en cuando hace una visita al matrimonio, le gusta revivir la escena y siempre obliga a mirar al marido, siempre suele ser así. Algunas veces lo invita a participar (siempre después de él) se queda mirando como el ser de uniforme inferior que en casa no suele llevar, se folla a su queridísima esposa. A él no le parece del todo mal, ya que desde el primer encuentro, no regentan los votos del matrimonio en sus tareas de cama. Ella por su parte ha conseguido mitigar algunos de los sentimientos que aparecieron la primera vez, en concreto los remordimientos. El acto en sí no le llega a proporcionar, digamos, un placer intenso pero intenta que no sea desagradable y se lubrica cuando ve aparecer todas esas medallas.


El matrimonio tiene un hijo de 13 años. Normalmente no está cuando hay visita, pero en alguna ocasión, ha permanecido en casa mientras todo ocurría. En alguna ocasión, el chico ha visto como un hombre que no era su padre se follaba a su madre. En alguna ocasión, el chico ha visto que el hombre cargado de medallas y que se follaba a su madre lo descubría. En alguna ocasión, el chico ha visto que el hombre le sonreía y le guiñaba un ojo.


Hoy es un día importante para el gran militar y su uniforme parece más castrense y marcial que nunca. Antes de los actos decide pasarse por la casa de su subordinado para relajarse un poco. Todo ocurre como casi siempre, pero esta vez hay un chico.
El chico lleva un arma en las manos.
El hombre de las medallas tiene los pantalones en los tobillos y su polla gotea ligeramente. El arma está apuntando a esa zona. Por primera vez en mucho tiempo siente que no está protegido, tiene miedo y se siente, digámoslo así, humano, vulnerable. Sabe que no están del todo bien las cosas que ha hecho pero también sabe que su posición le permite esos pequeños deslices. No es posible acabar así, qué dirá la gente, qué dirán su mujer y sus hijos.


El padre del chico lo mira suplicando, no abre la boca pero sus ojos están pidiendo a voces que su hijo le dedique una bala. Es la única manera de salir bien parado e inconscientemente se va acercando, con pasitos cortos, a la trayectoria del cañón.


La madre yace en el suelo con dos disparos en el pecho, mientras su hijo; un hijo educado en la sumisión, en las jerarquías y en un mundo de hombres sujeta un arma humeante. En el tambor del revolver faltan dos balas y si se mira de frente parece una especie de guiño, una especie de broma.

”Puta” se escapa de sus labios, de unos labios de ser torcido, lacrado por la educación equivocada, por la educación del culpable, y el culpable sólo puede ser la mujer, la madre que se deja violar, y la vergüenza, la puta vergüenza, la puta vergüenza.


jueves, 22 de diciembre de 2011

El examen


Escucho a papá masturbarse en el cuarto de al lado mientras estudio. Mamá está en la cocina esnifando sin parar. Ahora la escucho hablar por teléfono con esa voz que suele poner, esa voz de máquina de tabaco. Al minuto coge el bolso y sale de casa. El murmullo de actrices porno sigue a lo lejos, como un arroyo en la montaña; como aquella vez que fuimos a la montaña. Llaman y salgo a abrir. Es mamá y un señor, parece ser que olvidó las llaves. El señor sonríe cuando me ve abrir la puerta. Soy como ella pero más joven y más alta. Siento asco; no de mamá, la costumbre supongo, es esa expresión en la cara del tío. Un tipo tan normal que dan ganas de vomitar, con su trabajo en patentes y marcas, su familia de cartón piedra y todo eso que explica un aspecto beige, una vida sepia.



Tema nuevo, ya sólo me quedan cinco y repasar. Alguien llama a mi puerta, es mamá. Me pregunta si quiero ganarme un poco de pasta. Le digo que, de momento, no la necesito. “Tú misma” y se va. Enseguida comienza el numerito en la habitación conyugal, papá también sube el volumen de su ordenador para no escucharla. Él ya solo se acuesta con mamá cuando puede pagar sus servicios y eso no es muy a menudo, por lo que he puesto un cerrojo y una cerradura de seguridad. Papá a veces puede ponerse extremadamente cariñoso y ya no tengo 10 años para aguantar ciertas cosas. Todo son jadeos y gritos, los de mamá en castellano, los de X-tube en inglés. Son esas chicas las que mantienen viva la fe cristiana, con todos sus “oh, my god” y sus “Jesus Christ”, al parecer no hay ateos en el porno. Sonriendo, subo el volumen del ipod y continúo estudiando.


Me hacen una perdida al móvil, me quito el auricular y abro la puerta. Es mamá otra vez, ya no hay gritos, sólo ronquidos amortiguados por un tabique de gotelé. Me alarga uno de 50 y yo le entrego una bolsita. Esto la calmará un rato, espero que no me interrumpan más, si mañana saco un 10 me darán matrícula. Las cosas no pueden ir mejor.



martes, 13 de diciembre de 2011

Camarón y Tomatito


Os voy a hablar de Camarón y Tomatito. No, no son los que pensáis. Camarón era un tipo alto con melena (como no) y nariz de características semitas, el llegó primero, por lo que su hermano tendría que ser Tomatito. Camarón y Tomatito dos estupendos ejemplares procedentes de la tierra Cuenca. Eran especiales eso se veía a la legua, ambos fumaban tabaco negro y bebían vino en las comidas. Hombres, coño. Hombres. De hecho, quitando los Erasmus, eran los únicos que se atrevían con el vino de Pedralba. Pasados unos meses a cada uno de ellos le salió un grupo OH unos centímetros por encima del hombro izquierdo (chiste de ciencias). Eran fantásticos, cuando salían por la noche tenían un objetivo totalmente definido, cristalino diría yo. Follar. Llegaban a un bar y entraban juntos, observaban las características del terreno y trazaban una línea que ninguno de los dos podía cruzar y que dividía el territorio. Eran hermanos y era mejor evitar confrontaciones innecesarias, ya se sabe la familia es la familia. Una vez acotado el bar, procedían a tirarle a todo lo que se pareciera a una mujer. Malentendidos con tipos de pelo largo y fregonas hubo. Mierda, si veían un junco moverse eran capaces de culearlo. Pero no eran estúpidos, comenzaban siempre por las que estaban buenas, también evitaban las que tenían novio (en principio). Conforme transcurría la noche se iba realizando un proceso de selección, es decir, una por una los iban mandando a la mierda. Durante el descarte ellos bebían, no para ser más locuaces o para mitigar su timidez sino para bajar el listón de follabilidad de sus presas, cosa necesaria conforme avanzaba la noche.



No hay mujer fea sino cubalibre de menos
                                                                                                                                      Tomatito


Se tenaz
                        Camarón






En ocasiones (casi todas) ocurría que la caza era infructuosa y cuando uno de los dos era rechazado por su mitad del bar se cruzaban a la de su hermano, cosa no muy honrosa pero entendible. Ellos querían follar, para el amor ya tenían a sus novias. Lo dicho, hombres joder. Cada noche se iban a dormir borrachos como cubas, a veces perdían un zapato, a veces había que tirar la puerta del cuarto de baño porque Camarón se había dormido mientras cagaba. Cómo los echo de menos. Tenían verdadera clase, verlos ahí como leones en la sabana acercándose a su presa, cansineandola, restregando su dignidad por las baldosas húmedas y negruzcas de los bares, con qué estilo se dejaban cruzar la cara cuando querían ir demasiado rápido, como intentaban emborrachar a sus víctimas, como prometían, joder, como prometían y mentían e inventaban y negaban. Enormes.


Sería injusto decir que jamás lo consiguieron. Pero eso ya os lo contaré.


lunes, 12 de diciembre de 2011

viernes, 9 de diciembre de 2011

De dónde


De dónde vienes
con tanta manga ancha
de dónde
de dónde


De donde las madres 
fuman plata
de donde los niños 
beben brandi

De dónde vienes
con las pupilas de par en par
de dónde
de dónde


De donde las raíces
tocan fondo
de donde las monjas
afilan sus guadañas




De dónde vienes
con esos aires de don Juan
de dónde
de dónde


De donde no me quieren
ni ver
de donde el fango
huele a ti


De dónde sales
con la ruina por montura
de dónde
de dónde


De donde pasaste
página
de donde escupí
tu nombre


De dónde me sales
con los pies descalzos
de dónde
de dónde


Del fondo
del río
de una celda
acolchada


De dónde me vienes
con las manos manchadas
de dónde
de dónde


De un nicho
vacío
de mancillar
doce vírgenes


De dónde apareces
con la baba caída
de dónde
de dónde


De donde se esconden
las uñas cortadas
de donde se rizan
tus pesadillas

de donde se encargan
las plagas
de donde se sacia
la fe

de donde aquel día


ME PERDÍ


y donde aquel día


TE PERDÍ


jueves, 1 de diciembre de 2011

Credo

Creo en la gloria mañanera
Creo en el camarero que me pone cerveza sin sonreír
Creo en el dinero
Me creo los sueños…mientras duermo
Creo en no creer
Creo en las llamas de una mirada
Creo en la resaca redentora
Creo en el alma de los espejos
Creo en una hostia a tiempo
Creo en echarle huevos
Creo en salir huyendo
Creo haber pagado errores
Creo ser y no estar
Sé que quiero creer, no sé en qué
Creo en unas siete personas, puede que en seis

No te creo

Creo en unas manos llenas de callos
Creo en la pistola que dibuja mi cabeza cuando todo va mal
No creo en los tipos con principios
Creo en la lascivia que arrastra la serpiente entre la hojarasca

Siempre he creído en nosotros

Creo que todos somos idiotas
Creo que dos minutos malos joden todos los buenos
Creo que sabía lo que, con certeza, ahora sé
Creo no haber dicho toda la verdad
Creo no haber dicho todas mis mentiras
Creo en el miedo y en el miedo al miedo

Sospecho que crees en mí

Creo en los saludos tibios y en las despedidas ardientes
Creo (poco) en la humanidad
Creo que el sexo sólo es bueno en exceso
Creo que alguien secuestró mi alma y la dejó por imposible

Supones que creo en ti

Creo que el odio crea más cosas que el amor
Y creo que el amor es la ausencia de odio
Creo que la realidad se está convirtiendo en un mal barrio
Creo que creyendo se ahorra cerebro
Y creo que quien cree y no termina sabiendo
se le puede llamar feliz


Natalie Portman
Paula Prendes

viernes, 25 de noviembre de 2011

La muy puta


Mi musa va armada y bien calibrada, no falla y mata por placer. No es buena ni siente remordimientos cuando aprieta el gatillo. Después le gusta follarse a los muertos. Ella es así, y yo soy su víctima, me mata algunas veces otras me salva la vida. No es piadosa la muy puta, no es limpia la muy guarra. Jamás actúa con mala intención, para eso es necesario saber la diferencia entre el bien y el mal. Mi musa recorre con su lengua el cañón de su rifle como los ángeles hacen con la polla de Dios. Todo lo hace así, a su manera y no tiene sentimientos ni otras cosas parecidas porque es absolutamente fría. La muy puta.
Monica Bellucci
Aunque sea


martes, 15 de noviembre de 2011

Seguir

Si sólo estamos tú y yo, lo nuestro  no reventará esta noche, pero tampoco  nos traerá la paz. Ya no somos los parásitos del vino que antes blasfemaban verdades por los bares; mentiras en la escuela. Si sólo quedamos tú y yo no habrá sangre derramada, no más de la necesaria. Mírame, ya no hay excedente  de amor en nuestras pupilas, llenas hasta el borde de ayer. Mírame, dime que no hay nadie más a quien odiar, a quien destruir, solamente tú y yo. Como piedras acariciándose, como escorpiones frente a frente, como lo que somos: Dos personas abrazadas a lo menos malo. Toma aire y respira, fúmate un cigarro, echa tus cuentas y después vuelve a mi lado. Esta noche tampoco irás a ningún sitio sin mí.

martes, 8 de noviembre de 2011

Malo


Siempre he creído que una sombra planea sobre mi cabeza.

Algo oscuro y macabro que no me deja disfrutar de la vida.
Es algo que aparece de vez en cuando y pone todo patas arriba.
Es la bestia que sale de mi interior a comer… a mí el primero.
Siempre he tenido miedo a perder el control y dejar escapar el lobo que lo echara todo a perder.
Un Hide de andar por casa.
En un solo instante todo puede quedar reducido a cenizas, instante que no deja de anunciarse.
Noto la presencia de la desgracia en mi hombro como un ave siniestra que me hace compañía.
Solo eres lo peor de mí saliendo a dar una vuelta.
Yo, vuelto del revés.
Mi alquitranado interior, mi fétida estampa, un niño con colmillos infestados de veneno. En el espejo se ven mis ojos opacos, casi podridos de malas intenciones.
Tiemblo pero no es de frío, es del ácido en mi garganta y de la pólvora en mis venas. Chirrían mis dientes y crujen mis huesos cuando el animal se deshace de su disfraz, que queda tras de si quejoso…quedo tras de él roto y quejoso.
Pasan siglos hasta que me recompongo y le doy caza, o quizá sólo han sido unos segundos.
Segundos que derrotan a los años vividos con buenas obras.
El trabajo no sirvió de nada.
Nada sabe de tiempo invertido una bestia infrahumana campando a sus anchas.
Me recompongo y la cazo, pero todos la han visto salir de su escondite, algunos han recibido dentelladas y zarpazos.
Todos saben donde habita y me miran con recelo.
Todos han visto su cara de odio y sus ojos de rencor.
Ella desde su jaula sonríe, le gusta que la teman.
Pero a mí no, a mí me duelen sus actos.
Intento olvidar su escapada, pero es demasiado tarde.
La han visto y se hablará de ella durante un tiempo.
Tiempo de desconfianza y satanización.
En otra época hubiese ardido en una hoguera, hoy solo soy un tipo raro e impredecible.
Hubo días en que creí que había apagado la llama, que el monstruo había muerto de inanición.
Creí que la bestia peluda y su revolver habían sido arrastradas por el viento como una hoja seca a miles de kilómetros, pero no, se quedó pegada a alguna alcantarilla esperando el momento para sorprenderme.
Pensé haberlo matado de hambre, pero él siempre come; de cada pequeño problema se alimenta.
Va creciendo en silencio y haciéndose más fuerte y el instante en el que bajas la guardia aparece arrasándolo todo.
Ese era mi secreto, ahora todos saben que no siempre soy bueno.



lunes, 24 de octubre de 2011

Mujer ciudad

Te veo a los lejos llamear, en tu silencioso rugir, en tu flujo metálico. Caótica y estructurada donde la mañana solo es una noche más larga. Entera eres de eslabones dentados. Nacida de grandes sueños y vestida de pestilencias, eres. Y un enorme agujero es tu crecer, la raíces de un cráter puesto del revés son tus edificios, donde la gente se relaciona con educados bofetones mientras su fricción mueve el sol y las nubes, los decorados del día y de la noche y del verano y del otoño. Y tú mujer-ciudad eres tan hermosa, que nadie te puede abandonar y eres tan despiadada que nadie te puede abandonar. Y tú mujer-ciudad eres tan fría que todos quieren ser tus victimas. Tú mujer-ciudad ¿quién folla contigo cada noche?, ¿Quién es tu heredero?

Desde los ojos cónicos de los muertos hasta el llorar de los niños que fagocitas, despiertas amor. Desde tus caderas hormigonadas hasta el asfalto de tus pechos, hasta tus pezones de antenas parabólicas y las uñas pintadas de neón y hortera despiertas amor. Tienes tantas vidas a tus pies que has muerto de resurrección y tu sangre son ascensores que suben al más allá y bajan a las alcantarillas del deseo. Dicen que no duermes, por lo tanto no sueñas. Dicen que matas a quien te recibe en su corazón, por lo tanto eres de gran corazón. Dicen que hablas todos los idiomas, por lo tanto nada dices. Y si nada dices, ¿porque todos te escuchamos en las noches de soledad?

lunes, 17 de octubre de 2011

Lo que somos

Somos viaje
trayecto acotado entre dos nadas
somos carretera
salto al vacío
aire entre polvo y polvo
gotas de lluvia entre nube y mar


Somos circunferencia
inicio y fin
Somos trámite de horas
ramblas en desiertos temporales

Somos ráfagas de viento sin hogar
sin tumba
Sólo somos el segundo más insignificante
y soberbio del universo

Somos un suspiro entre dos muertes
apenas hay tiempo
apenas…

Somos escuetas dudas
que buscan ser recordadas
escuetas ignorancias
buscando grandeza
o simplemente
no sufrir

Somos envases de minutos
un puñado de sístoles
y erecciones
poco más

Somos combustible
somos combustión
somos relojes con tripas
somos…

ayer

lunes, 10 de octubre de 2011

Nada más

Porque hay mujeres que sólo quieren que se las follen, solo necesitan eso. Solo quieren una noche de buen sexo y un ratito de tranquilidad y por último, un buen adiós. Nada más. Ni besos, ni abrazos, ni tan siquiera un “te llamaré”. Nada más que una noche orgásmica, sin amor, sin posibilidades ni esperanzas. Simplemente que las hagan gritar, porque no quieren cariño, no quieren comprensión, no quieren hablar. Simplemente esa polla incansable que llena sueños mojados, recovecos mojados. Simplemente esa mano de hombre que aparta piernas y labios y nalgas. Nada más, sin besos, sin abrazos, sin amor.

martes, 4 de octubre de 2011

Mentirijillas


La tele es verdad
Los periódicos son verdad

La mentira es verdad

Yo soy de verdad

Los políticos dicen la verdad

Dios es de verdad

La muerte es mentira
Los sueños son verdad
El amor es medio verdad
La verdad es, en cierto modo, mentira
Tu opinión es importante, aunque mientes
Mi opinión no importa
El que habla de sexo miente
El que habla con seso miente
El que calla miente
El que duerme dice la verdad
Ya se dijo que los sueños eran verdad
El niño miente
La madre miente
El cura diría la verdad pero sólo conoce mentiras

Las letras son mentira

A la gente le gusta que le mientan

A mi me gusta mentir

Mis mentiras son ciertas

Mis verdades son todas mentirijillas

La piedad miente como si fuera verdad

La vida es verdad

El odio es verdad

Tú eres de verdad

Todo huele a una gran mentira

Miente de verdad
Miéntele a la verdad
La mentira de mayor quiere ser verdad
La verdad es una ingenua
La mentira una listilla
La verdad es pura
La pureza es mentira
Y el que mienta ira al infierno
Pero el infierno no es de verdad





lunes, 26 de septiembre de 2011

30-40


Es difícil crecer en este mundo de juguetitos. Es difícil hacerse adulto. La infancia perdida de otras generaciones deja paso a la adultez perdida. Seguiremos siendo niños hasta la vejez. Sí, hemos cumplido años, hemos tenido hijos, matrimonios, trabajos, nos han vestido con trajes y corbatas y nos han  despedido, pero no hemos crecido. Somos la generación que para follar debía tener novia, somos los treintañeros locos que abarrotan los locales los fines de semana dónde (ahora sí) se puede echar un polvo de una noche con otros treintañeros locos. La generación X ha envejecido, pero no ha crecido. Ya nos lo dijeron. No tuvimos guerras, ni dictadores, ni nada contra lo que luchar, por lo que no nos hizo falta hacernos hombres. Nos hemos dejado arrastrar todo el tiempo como hojas muertas, como bebés en un arroyo. Y qué se puede hacer si  sólo nos interesa la última mierda que ha sacado Apple o la última consola. Tenemos dos caras, como los niños cabrones y buscamos dobles vidas en Internet, porque lo hemos tenido todo pero los malcriados siempre quieren más, nunca son felices. La felicidad de nuestros padres era una cosa, la nuestra otra muy diferente pero les hicimos caso y anduvimos por el mismo camino y después todo terminó derrumbándose. Porque somos egoístas y queremos más, queremos salir y tomar copas y coca y queremos ligar y nos matamos en los gimnasios para estar buenísimos y hacer todo lo que no hicimos cuando estaba escrito hacerlo. O quizá sí lo hicimos y recordamos que fuimos felices y por eso volvemos a repetir. No somos felices, no sabemos ser felices, no nos lo enseñaron. Lo único que nos han enseñado es que un refresco no es un refresco, es la chispa de la vida; que un coche no es un coche, es que mi coche es mejor que el tuyo y por lo tanto yo soy mejor que tú; que una colonia no es algo que huele bien, es algo que hace que todas las chicas quieran follar contigo; que hay que matarse de hambre o comer broza si quieres que los tíos te miren por la calle. Que es imprescindible que los tíos te miren por la calle. No, no sabemos ser felices. Hemos olvidado los malos ratos de los veinte o quizá éramos felices porque teníamos veinte, sólo por eso. Somos responsables, hacemos lo que se nos pide, educamos, trabajamos, pagamos, nos endeudamos. La generación X ha envejecido mal, como toda buena generación. Nos quedamos a las puertas de internet, nosotros abrimos esas puertas, nosotros inventamos el botellón, nosotros sufrimos la ruta del bakalao y el puto “indy”, nosotros dejamos de dormir. Nosotros creímos que eso era importante, supongo que todas las generaciones deben tener chorradas de las que presumir, historias que contar. Ahora estamos en un siglo diferente la X fue la bisagra y la puerta se abrió. Ahora estamos en los bares y vestimos camisetas y vaqueros y nos creemos tan jóvenes como antes, pero nuestras camisetas están muy vistas y los chicos con granos nos miran como viejos anacrónicos, cosa que en realidad somos. Se nos ve el plumero y el mundo gira y gira y se revuelca en crisis y nos da las bofetadas que no nos dieron nuestros padres y que tampoco hemos dado a nuestros hijos. Las aguas de la abundancia han bajado y se espanta nuestra bisoñez. No está el horno para bollos, las tonterías se han acabado y es fácil que esté sobre nuestros hombros la responsabilidad de arrastrar a nuestros hijos y hermanos pequeños fuera del barro. Algo está cambiando, esperemos haber crecido lo suficiente para el momento clave porque mamá ya no estará para salvarnos. Esta vez no. 

viernes, 23 de septiembre de 2011

Tiopental sódico, bromuro de pancuronio y cloruro potásico

¿Quién es Troy Davis? Bien, ya lo sabemos. Lo sabemos porque nos lo han dicho todos los periódicos y todas las televisiones. ¿Quién es Troy Davis? Troy Davis es el negro que se han cargado en EEUU, los EEUU. En Georgia para más datos. ¿Y por qué sabemos quién es el bueno de Troy? Bien aquí hay algo más de tomate. Troy (dicen) mató a un policía (y nos enseñan la foto del poli) hace 20 años y por eso le han aplicado pena capital. El policía en la foto parecía un buen americano blanco con su bigotito y todo, tiene cierto parecido con Nicholas Cage, el cual encarna estupendamente al ciudadano medio formal, amigo de sus vecinos y trabajador. Troy es negro, pero al parecer no ha matado a nadie. Troy es minoría étnica y dicen que ha matado a uno de la mayoría y por eso hay mucha gente intentando salvarlo, además no quiso nada especial para cenar, además no quiso ningún tipo de droga que no fuese letal (de esas que te hacen agonizar de forma más humana), además sus últimas palabras fueron: “yo no he matado a su hijo, ni a su padre, ni a su hermano”. Estas  palabras iban dirigidas a los familiares de la víctima que estaban en primera fila. Esto es lo que sabemos, lo que no sabemos es si era o no era culpable, pero al terminar la noticia nuestra impresión es: Han matado a un negro en EEUU que era inocente. Buen trabajo.



Otra historia


¿Quién es Lawrence Russell Brewer? No sabemos quién es Lawrence. No lo sabemos porque apenas ha sido la coletilla de la noticia acerca de Troy en algún noticiario. Así como con desgana. ¿Por qué no sabemos quién es Lawrence? Porque este chico era un blanco cabrón y racista, con cara malo, no como el bueno de Troy, que tenía rostro de buen chico. El malo de Lawrence mató a un afroamericano (minoría étnica) arrastrándolo con su camioneta y por eso fue condenado a la silla eléctrica. Nadie se ha acordado de Lawrence, no ha habido movilizaciones en la puerta de la cárcel, al menos no han salido en la tele, ni nadie sabe si cenó o si se arrepintió o si dijo algo dramáticamente aceptable. Se supone que no hubo nada de eso porque si hubiese existido una historia humana detrás, todos conoceríamos al bueno (malo) de Lawrence. Además le ha tocado Texas, que al parecer es donde se ajusticia más y mejor de todos los EEUU. Acaba la semi-noticia y nos imaginamos al señor Russell y a sus colegas vistiendo gorras de camionero sobre su pelo grasiento, riendo y bebiendo cerveza, mientras arrastran con su camioneta (esas camionetas que tienen los yanquis) al negro de turno. Buen trabajo.


La primera noticia, lo tiene todo. Un tema peliagudo, una posible víctima (con cara de no haber roto un plato en su vida) ejecutada, un miembro de un grupo social marginado y prejuzgado, algo de fibra sensible con las últimas palabras. En fin, una gran historia que posiblemente ya esté en algún despacho de Hollywood.


La segunda noticia no tiene nada, si acaso, la relación con la anterior y la cual hubiese pasado desapercibida si la primera no hubiese existido.


Y después de todo esto yo me pregunto: Qué es lo importante, por qué nos informan o nos dejan de informar, qué es lo que hace que lleguen a nuestros oídos las noticias y quién elije lo que debemos saber y lo que no.


Bajo mi punto de vista es la misma aberración tanto la muerte de Troy Davis como la de Lawrence Russell. El fondo es que la pena de muerte es una locura y todavía más en un país que va dando lecciones gratuitas de democracia al resto del mundo.


Pero por supuesto eso no es lo importante, lo único importante es la venta. La verdad y la razón también cotizan en los mercados.




martes, 20 de septiembre de 2011

A día de hoy


Mil victorias nos contaron
mil derrotas nos esperan
la comida no nos llena
ni las casas son hogares

¿Qué pretendemos?
los besos no nos electrocutan
ni las caricias nos lijan la piel

Hay locos ahí fuera,
cuerpos desnudos bajo la lluvia,
mendigos con coches e hipotecas

Miles de ángeles hacen cola para trabajar en McDonald’s
y no veo su pureza
puede que esté en el aceite de las patatas,
puede que en los salivazos dedicados al BigMac

perdida la fe deberíamos pedir venganza
no nos prepararon para la abundancia
y hemos olvidado el amor

Seamos pues humanos,
unámonos ante lo que el dinero nos roba
hemos muerto para nosotros

La pasión es de plástico,
los besos vienen enlatados desde Hollywood,
aprendemos a follar con videos de silicona y látex,
aprendemos a amar con comedias románticas

¿Dónde estamos nosotros?... los de verdad
la música nos la dan operada, edulcorada y maquillada
la televisión nos está jodiendo la vida
y la “reality life” da de comer (y joder) a la TV

Nuestros grandes proyectos duermen en la cochera del vecino
nuestros mejores polvos los echan en cadenas locales
nuestra vida la dan los domingos en el bar de abajo

Ya no se puede conocer a alguien diferente en occidente,
todos tenemos un uniforme de Zara.
una careta Made in China,

Todos roemos nuestra conciencia
para no ver las manos infantiles
que nos proporcionan zapatos
que jamás vestiremos

Los gimnasios están llenos,
¡Joder, los gimnasios están llenos!
al parecer nada de esto es asunto nuestro
al parecer, sencillamente,
occidente cuida de los suyos.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Palabras lúbricas

El corazón abierto como un gran coño, húmedo y rojo como mi porvenir, esponjoso y acogedor  como una mazmorra, mi corazón es mi celda y llora mucosidad pervertida y fértil. Caliente y salado se acuerda de ti y de algunas zorras más que nunca volverán y que ahora serán afortunadas con vidas cómodas y niñas a las que vestir con estúpidos vestidos y que las odiarán desde ese preciso instante. Porque mi corazón se va con cualquiera que se atreva a ser amable, aunque nadie es amable demasiado tiempo. Bueno, todo se derrumba y lo hace bien, lo hace estupendamente. No soy un experto, pero mi corazón sí. Desde la caja torácica, desde la punta del esternón siempre termina abierto de patas a la sonrisa de nicotina, vodka naranja y mechas desteñidas.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Horas Muertas

Eran horas sin sitio donde ir

eran días sincopados
eran horas en letargo cartesiano
eran horas como piedras
como corazones rotos
rancios y amotinados

Eran horas suscritas
a tiempos de arena
caramelos muriendo
a lametazos de eternidad

Eran desiertos que cruzar
eran raíces
errores venideros
eran horas salvajes
sin dueño ni patrón


Horas naciendo asesinas
horas matando minutos(hijos)
matando segundos(nietos)


Eran horas malas
desvencijadas
deshilachadas


Horas sin conciencia
ni horario
ni agenda


Horas como ratas
silenciosas y astutas
como pergaminos de futuro


Eran horas europeas
elegantes
de noble prosapia


Nos saludaban
como esqueletos en la ópera
como aristócratas con sombreros de copa
como fantasmas en limusinas nazis


Nuestras horas muertas
nuestras mejores horas
las mejores

martes, 30 de agosto de 2011

Olvidada


Eres la mujer olvidada
la de tragos cortos
la de carnes cortas

Eres la mujer acabada
finalizada
y acribillada

Eres mansión sin fachada
eres la mujer abollada
castrada
y apaleada


Vistes como un cisne sin plumas
agotas a cigarros tus días
a caladas respiras
y expiras


Veo en tus ojos el miedo
veo en tu rimmel que lloras
y tu carmín reza
auxilio


Eres la mujer masticada
escupida
y atropellada


Eres la tristeza en ropa interior
bebes de noche
cuando todos duermen
de una botella
eternamente vacía

Y miras atrás
pareces feliz
en las fotos
y abofeteas
tu maquillaje
rajado
en el espejo

Y miras atrás
y una lágrima
sala arrugas
y disecciona
una teta marchita

Y sola en tu cama
estiras tu pelo
color nicotina
y arañas tu estampa
de puta que llora



viernes, 19 de agosto de 2011

ESTAR BARS

Estábamos atravesando el cinturón de asteroides, chinarro y gravilla en dirección al planeta Valdeganga, más allá de la galaxia fluvial JucarXPR. Para evitar los cruceros imperiales PGC habíamos tomado la ruta “Camino del convento”, más allá de la luna Mahora, por la que nos precipitábamos con nuestra nave hipersónica de cuatro ruedas, el Citroen Saxo Milenario. Teníamos naves mayores y con mejores prestaciones, pero para atravesar el cinturón era mejor un transporte viejo. El único problema era que el espacio era bastante reducido en la parte trasera, ya que éramos tres guerreros de hueso ancho. La tripulación la formábamos el droide de protocolo C3JO-SETO a los mandos y la unidad R2NENE, de copiloto. En el cubículo trasero viajábamos el Jedy Rubio, Obi-JuanTomás, el contrabandista y estafador de la alianza, Lando CalRussian y yo, Lucky Strike Walker. Hora interestelar, 3:00 A.M.



Llegamos al planeta sin complicaciones y aparcamos nuestra nave en el sector José Bono. El motivo de nuestro viaje era confirmar los rumores extendidos de que las nativas de Valdeganga eran receptivas a la inseminación, por lo que se hizo menester una comprobación in-situ. Esos rumores solían ser infundados la mayoría de las veces pero teníamos órdenes genitales de comprobar cada uno de los casos. En estos menesteres llevábamos recorriendo la galaxia y el calendario festivo-planetario mucho tiempo, y todas y cada una de nuestras pesquisas habían terminado con la sospecha de que si, en el universo, había hembras (de la especie que fuera) en disposición de follar, no era con nosotros. Llegamos a la plaza sin hallar indicios de vida inteligente, aunque había bastante gente, ya que se celebraban festejos en honor a alguna deidad local. En el centro de la plaza nos encontramos con el primer problema: Segundo Laser. Al vernos aparecer empezó a dispararnos temazos veraniegos a base de tecnología Laser-Disc que nos obligó a desenvainar nuestros cubatas luminosos para repeler la agresión. La batalla se recrudeció y Segundo puso sus altavoces en modo ráfaga-King África lo que nos hizo retroceder una vez más hacia la barra. Viendo que en aquel lugar no había ni rastro de nativas y que el Messié CalRussian empezaba a menear el exo-esqueleto con el grito de guerra: Bailarrrrrrr, decidimos buscar en otro sitio.


Después de interrogar a varios indígenas, encontramos un bar (sí, ese bar). Nada más entrar nos topamos con dos habitantes de nuestro propio planeta: Alvaruco el Wookie, y Vela el Hutt. Al parecer solían visitar con asiduidad el planeta en busca de material follable. Al preguntar acerca de la veracidad de nuestra información, nos regalaron los oídos con historias repletas de fantasía y exceso en los que ellos eran los protagonistas. El caso es que estaban solos en la barra y cada vez que intentaban desplegar su arsenal amatorio con el objetivo de aparearse recibían negativas de toda índole, algunas de estas habrían hecho replantearse la orientación sexual de los más viriles guerreros. Esto nos llevó a pensar que no eran una fuente fiable. Lo cierto era que en aquel antro había hembras y algunas de bastante buen porte. Decidimos diluirnos entre la vorágine para entablar contacto. Utilizaban un dialecto muy antiguo y difícil de descifrar incluso para nuestro droide: “Ni el tarazonero es tan jodido”- Nos explicó; por lo que decidimos contraatacar a base de danzas de cortejo. El resultado no fue muy satisfactorio, ya que donde nosotros queríamos transmitir “insinuación” ellas entendían “intimidación”. Los lugareños macho empezaron a ponerse nerviosos y nos lo hicieron saber en su propio idioma, que aunque bastante primitivo resultó ser muy claro: “Yaestánaquílosforasterosestospaquitarnoslaszagalas, ahostiaslosvamosallevaraasupueblocomosepongantontos”. Entendiendo que no éramos bien recibidos y sopesando que su ejército clon era muy superior en número a nuestros modestos cubatas laser, decidimos recular hasta lugar seguro mientras oíamos rugir a los individuos menos evolucionados del planeta. Salimos por la puerta mientras veíamos discutir a Alvaruco el Wookie y a Vela el Hutt sobre quién debía pagar las últimas consumiciones. “No te traigo más de fiestas” fueron las últimas palabras que escuchamos antes de salir del bar.


Habiendo acumulado otro nuevo fracaso en nuestro diario, decidimos volver a casa, evitando encontrarnos de nuevo con S.L. Subimos a la nave y encarrilamos la ruta hacia casa. No llevábamos ni un tercio del camino recorrido cuando vimos una luz que oscilaba arriba y abajo. Era el rayo de atracción de un crucero imperial de la PGC, más conocida como “la benemérita”. Estábamos jodidos. Nos hicieron estacionar y un soldado benemérito se dirigió al androide C3JO-SETO:


-Buenas noches, documentación


-Buenas noches sr. Agente, aquí tiene.


-Qué hacéis por aquí, este camino está apartado de todas las rutas comerciales.


-Sr Agente somos conscientes de ello pero también es cierto que desde nuestro planeta es el camino más corto.


- Escucha Droide macarra de los cojones, no seas tan guay conmigo, estoy viendo que tus colegas no llevan los cinturones traseros puestos.


-¡Si no lleva!- Intervino CalRussian con su potente voz


-Dile a tu amigo que se calle o sus llevo al cuartelillo para que os los explique el teniente Vader


-Perdone usted su comportamiento pero es que son humanos, una raza bastante primaria y sin educación. Yo soy su asesor y les llevo los papeles. De vez en cuando los saco a dar una vuelta para que esfoguen porque si no se lían a hacer guarradas con el ganado, usted ya me entiende.


-UMMMM, bueno, bueno. ¿Esa unidad R2 es tuya?


-¿Bip,bip?


- ¿Le gusta?


-Es mono


-¡¡¡¡¡¡bip,bip,bop,bip,bop,bip,bip!!!!!!!!






¡Que la fuerza te acompañe!- Le gritamos mientras nos alejábamos a toda velocidad.


VE-I-ROS-A-LA-MI-ER-DA, HI-JOS-DE-LA-GRAN-PU-TA.


Nos contestó mientras el agente imperial le pasaba cariñosamente la mano por el hombro. En ocasiones el espacio puede ser un lugar muy cruel.


martes, 16 de agosto de 2011

Eres mi mejor versión

tú no sufres ni agonizas

tampoco sales de casa

sólo me recibes con los ojos rojos cada noche

pero no juzgas

simplemente estás ahí

casi muerto, casi vivo

Eres frío y nada te afecta

aunque llores tantas veces con esos mis ojos

te rehaces cuando me voy

Eres casi compañía, casi soledad

eres destino y burla a lo eterno

eres casi real

casi humano

Eres religión hecha pedazos

universo paralelo

sueño

cuando no estoy frente a ti

Eres adiós fuera de tus márgenes

eres ente sin sombra

eres casi yo

casi nada

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Reflejo


jueves, 4 de agosto de 2011

A mano

Por si te caes



por si te pierdes


por si te apetece


a mano me tienes






Fabrico rincones en tus caderas


purifico tu saliva


desato viento del sur


con las yemas forradas


de piel muerta






En tu nuca me encuentro


y te respiro


mi tacto


fiel lacayo


espera órdenes






Te doy dos capas de cariño


y otras dos de sudor


con estas palmas


repletas de trabajo


con este cuerpo


que sangra tierra






La punta de mi lengua


te eriza el vello


y te sopla el corazón


la punta de mi lengua


trampolín último


de mis sucias intenciones


las que adoras






A mano


te construyo risas


te construyo orgasmo


y me trabajo tus entretelas






A mano vengo estando


desde la primera vez que te vi


para lo que necesites


para lo que no necesites






Con estas bastas extremidades


hilo el oro negro de tu piel


con estos inadecuados


y feos


y agrietados


dedos


transformo el interior de tus muslos


en rocío salado


en un mar


de pocas gotas






A veces en sueños


a veces despierto






Porque sabes que siempre estoy


siempre estoy…


porque sabes que soy tu esclavo


tu obrero


y tu marido


porque sabes que mi faena


eres tú


porque sabes que siempre estaré


a mano


porque sabes que siempre trabajo


a mano


lunes, 25 de julio de 2011

Despiste

Salté por la ventana para demostrar algo. No es raro en mí que a mitad de camino olvidara el motivo. Por lo tanto aquí estoy defenestrado y sin un motivo aparente para quedar fundido con el suelo. Mientras voy tragando mosquitos pienso en lo estúpido que es desperdiciar tu única bala sin una meta, aunque la tenía. Sé que la tenía porque si no,  no habría saltado. Tenía que ser por una causa realmente noble, muy importante. El caso es que ahora, no lo puedo recordar y mi tiempo se acaba. Tal vez no fuese tan importante, sé que en el momento en que salté me debió de parecer buena idea, pero ahora, a la hora  de la verdad, no creo que tuviese todo el peso que en su momento tuvo. La ropa tendida, no me recuerda nada, la vecina del quinto masturbándose tampoco. Espera, ¡ya lo tengo! Ah, no; eso fue la otra vez, cuando me quise colgar porque ya nadie se acordaba de mí. Resultó ser una idiotez. La chica de la limpieza del cuarto orinando en la sopa…nada, que no me acuerdo. ¿Dejé una nota? Si, la llevo en el bolsillo. Joder que bien le sienta el liguero al vecino del tercero. A ver, por qué coño la doblaría tanto. “Yo en perfecto estado de mis facultades mentales, bla,bla,bla…” Desde luego que la última imagen sea la de una señora con rulos abierta de patas mientras un tipo con bigote se dispone a practicarle sexo oral, no es precisamente lo último que desea uno llevarse al otro mundo. “…he decidido acabar con mi vida por__Plaf.

lunes, 18 de julio de 2011

Una buena poesía



Tener una buena poesía

larga
y lo bastante gruesa

Se necesita tener una gran poesía
para que te reconozcan
potente
feroz


Que la gente al verla diga
¡Ohhh!
Que las chicas al verla digan
“O”


Una de esas
que traspasan fronteras
y que hacen daño
Una de esas
que van de boca en boca


En fin
una buena poesía


Que sea tu carta de presentación
-Eh, ¿cómo te llamas?
        creo que no eres nadie


-¡Qué importa!
        esta es mi hermosa poesía


Una poesía grande
te abre muchas puertas
en eso no hay discusión


Una poesía glande


El tamaño no importa
dicen poetas
con centímetros de menos


Siempre que sea grande
opina el editor


Necesitamos poesía
de gran tamaño
claman indignados


Necesitamos poetas
con una gran poesía
siempre dispuestos a utilizarla
siempre dispuestos a empujar
a profundizar
a desgarrar
a perforar
Eso es lo que queremos


En fin
una buena poesía







lunes, 11 de julio de 2011

Bragas de miércoles

Me sorprendo imaginando los coños de esas chicas, de esas mujeres que van a la compra y me pregunto cómo serán, el color, la espesura, cosas así. No siento nada obsceno en ello, no hay ningún deseo sexual, simplemente me pregunto por su aspecto dentro de esas bragas de miércoles que tan poco tienen que ver con las de sábado. Esas bragas de contino, esos coños de contino. Y río creyéndome un José Luis López Vázquez de nueva generación, uno de nuevo milenio siendo atacado por visiones carnales. Nunca me hizo gracia ese señor, y por eso me da la risa. Supongo que en los 70 sería un tema serio. Seamos francos, hoy en día un coño es menos coño que en aquellos años. Digamos que era el gran desconocido. La frase: “enséñamelo” ha perdido quilates.



Este día lluvioso trae la idea de ingles sin depilar porque saben que ninguna mano las visitará. Cuántos polvos se han ido al limbo de los polvos por no estar de enseñar las partes de enseñar. Cuántos seductores han desperdiciado su mejor frase por la dejadez invernal, por la elongación de este miércoles lluvioso.
Safe Creative #1107120029344

lunes, 4 de julio de 2011

Cierto tipo de mujeres


No tenía qué decirte y no te dije nada, pero mis ojos se derretían por ti, y tú estabas tan hermosa que las palabras bellas se me atragantaban y me hacían vomitar. Y entonces fuiste tú la que no dijiste nada y me besaste. La verdad es que no me pareció totalmente  romántico pero me puso muy cachondo pensar en que te gustaban las cosas raras, porque si era así yo tendría una oportunidad. Pero más tarde me enteré que te morías por el más guapo de la clase  y eso no me resultó nada extraño y ya no fue lo mismo. Ya no me ponías tan cachondo, aunque si, algo cachondo.
Safe Creative #1107120029344
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...