--------------------------------------------------------------------------------

Una buena poesía. En centímetros

lunes, 4 de abril de 2011

Triunfadores

Tú también te fijas en esas chicas guapas y listas, ¿No es cierto? Jóvenes que aún no han sido pulidas, porque nunca han sido derrotadas. Se esfuerzan en ser perfectas e inteligentes y todo lo que desean lo consiguen. Si quieres follártelas, si te interesan ese tipo de chicas, arréglatelas para que piensen que no te importan, que todo su esfuerzo en el gimnasio no te llama lo más mínimo la atención, que su CI te la trae floja, que el dinero gastado en ropa, para ti no vale nada. Haz que crean que las reglas han cambiado, que han perdido el tiempo, haz que se sientan…al margen, que son como cualquier otra chica, que lo que les lleva diciendo su mamá desde que tienen uso de razón no es cierto, que no son especiales.



Tú hazlo, y pasarás a ser un trofeo. Ya no babearás detrás de sus zapatos caros, ni soñarás con esas tetas del tamaño justo que dicta la moda; sino que serán ellas las que te deseen a toda costa. Pasarán por encima de quién haga falta con tal de conseguir su objetivo. No es fácil y en cuanto tengan lo que quieren dejarás de importarles. Ellas saben lo valioso de la vida, el éxito. Ellas hacen lo que tantos hombres han hecho durante demasiado tiempo, los llamados triunfadores. Falsos ídolos que nunca han perdido, payasos de feria en la cima del mundo y la televisión, auténticas mierdas. Sólo la derrota te hace real, hay que perder para ser un verdadero líder. Si no, solamente serás un gilipollas más con ropa cara y músculos anabolizados. Perder, de algún modo, nos conecta con nuestra humanidad.
Safe Creative #1107120029344

13 comentarios:

  1. Pero al final...¿se folla o no se folla?. Hay que perder para saber cuándo has ganado. Me gustan más los perdedores, qué manía más estúpida la mía, supongo que me identifico con esa humanidad. Nuestra biblia debe ser "La senda del perdedor", del reverendo Charles...si no no se explica.

    ResponderEliminar
  2. Y por desgracia estoy de acuerdo contigo, por desgracia así van las cosas, como auténticos gilipollas, como subjetivos y "ensartables" maquinas manipuladores que solo piensan en dar con lo que se necesita en el momento, hay que joderse, como han cambiado las tornas, ahora ya no corres por ahí dando con auténticos salidos en masa, con hombres dispuestos a cualquier cosa por conseguir tu teléfono y que por casualidad lo contestes una segunda vez, ya no los hay. Ahora es todo distinto, esa promiscuidad se ha vuelto tediosa, donde pasamos a ser el ganado, el objeto desechable y descalificado, donde ya no importa lo inteligente o generosa o agradable o buena que seas, ahora importa lo follable que te encuentren, y así nos va, dentro de un roll de tres o cuatro polvos variados, con pollas variadas en un mismo fin de semana. Y si lo pienso no esta tan mal, hemos pasado de ver el sexo como algo tabú y violento, a regocijarnos en el sin control ni impunidad, ni remordimientos, ni capacidad para ver peligro alguno, sabiendo que lo hay.
    Hombres sed inalcanzables y seréis los dueños de la raza fémina.
    Sed intocables y buscaran vuestro bulto hasta que ya no quede nada de él, después seréis vosotros los desechados, una pena, si señor, una pena y muy grande.
    Echo de menos mis tiempo de antes.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, sólo el perdedor puede hablar con la autoridad que le da el fracaso. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sincopada.

    Va, se la folla.
    Casi me meo con la conversación teléfonica con tus congéneres,nena (hostia,no. Nena,no)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola, Irene.
    Cuando una represión termina,el paso siguiente es el otro extremo. El paso es el equilibrio. En lo que a sexo se refiere, ojala estemos siempre en el paso 2.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Recuerdos perdidos.

    Con esa frase lo has resumido a la perfección.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Quizás yo también sea una de esas zorras infelices.
    Lo de zorras lo digo con todo mi cariño y sin ánimo de insultarme. Pretendo recalcar su infelicidad producto de su autoexigencia.
    No veo el paralelismo con el don juan, o no totalmente.
    Veo que sabes muy bien cómo captar la atención de muchas de nosotras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Sara.
    Quizá yo tambien sea un gilipollas de gimnasio y sonrisa perfecta. Vale, no lo soy.
    No importa ser hombre o mujer, no importa lo que sepas o dejes de saber, no importa lo que te esfuerces. Solo importa lo que pareces ser.

    ResponderEliminar
  9. Pedazo lider que soy ¡y yo sin saberlo!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. solo somos nuestra humanidad, aunque nos pese. beso Esgarracolchas.

    ResponderEliminar
  11. Eh, colega, que de esto no te había dicho nada y no sé por qué. No me hace puta gracia, tú sabes. Que es verdad, coño. Bueno, un punto hilarante sí tiene...

    ¿Sutilidad, dices? De eso en mi choza no se gasta. Total, ¿pa qué? :D

    ResponderEliminar
  12. Como debe ser J. Los que vienen con sutilezas te la suelen clavar hasta el tuetano.
    ¿Hilarante dices? Pues piensa que la pija de tu último post, me recuerda bastante a las chicas de las que hablo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...